El párroco de San Luis de Sabinillas prohíbe llorar en funerales o entierros