La investigación confirma que el parricida de Navarra utilizó una pistola semiautomática