El parricida de Alemania tenía tres denuncias previas por maltrato psicológico