Sus hijos no sabían que llevaban cinco días muertos en el dormitorio