Cambiar de pareja cada cinco años, la clave de la felicidad para algunos psicólogos