Saltan desde un rascacielo en Kuala Lumpur y aterrizan en una piscina