El papel se ha convertido en el nuevo oro