El Papa recibido entre gritos entusiastas mezclados con proclamas contra Correa