El papa pide a los que viven " "odiando a los demás" que "dejen de ir a misa" y vivan como "ateos"