El pantano de Barrios de Luna, al 10% de su capacidad, es casi un desierto