La forma más grotesca y arriesgada de usar un ‘palo selfie’