Alemania extiende la residencia de la niña refugiada a la que Merkel hizo llorar