Los países latinoamericanos cuentan con la población más emocional y positiva del mundo