Los restaurantes quieren cobrar un anticipo en las reservas para evitar más cancelaciones