¿Tienen los padres un hijo favorito?