Un padre estudia medicina a los 42 años para ayudar a su hija con una enfermedad rara