Fue el padre el que precipitó el coche por un acantilado para que murieran él y su hijo