La nueva ordenanza que hace desaparecer parte de la historia de Madrid