Los operadores de Emergencias no juzgan, solo marcan el camino a quien llama