El cáncer de testículo es una enfermedad curable en el 95% de los casos