La fuerza del oleaje y el intenso viento causan numerosos daños en el País Vasco