No sin mi foto: la obsesión por la imagen 'perfecta' casi le cuesta la vida