La primera ola de calor del verano activa la alerta roja por altísimas temperaturas