Cuatro okupas siembran el terror en un edificio de Vigo