Un inesperado okupa en el tejado del Parlamento británico