Okinoshima, isla a la que solo pueden entrar los hombres, Patrimonio de la Humanidad