¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando se cree en Dios?