Los oceános, en estado ecológico crítico