Un fallo en el motor obligó a aterrizar de emergencia en una autopista de Barcelona