El obispo de Mallorca insiste en que nada es lo que parece