La obesidad abdominal incrementa en más de un 50% el riesgo de mortalidad