La nueva vida de un hombre tras extirparse un escroto de 45 kilos