La nueva Gran Vía, en marcha