Las nubes noctilucientes que investiga la NASA y muchos creen que son contaminación