Una nube tóxica obliga a vecinos de tres pueblos de Madrid a permanecer en sus casas