Una nube tóxica activa la alerta en Igualada