Una nube de arena y polvo cruza la Península Ibérica