El norte de España se queja de un verano frío, lluvioso y con poco sol