¿Se debe endurecer la normativa sobre perros potencialmente peligrosos?