Niños españoles y magrebíes en aulas separadas en un colegio de Valencia