Sentarse en ‘W’, una peligrosa postura para los niños