La autopsia del niño muerto en Girona descarta la muerte violenta