El niño indio con 25 dedos se convierte en un espectáculo en su pueblo