El niño con difteria, que sigue "grave", podría ser intervenido de los órganos dañados