Un niño de 12 años recorre 1.300 km en Australia al volante de un coche