Un niño de cuatro años ingresado en coma tras haber recibido una brutal paliza