Se convierte en el 'niño diablo'... por unos meses