Un niño de cinco años combate el cáncer disfrazado de superhéroe