Un niño de siete años, al volante en Sevilla