Un niño de seis años, obligado a tatuarse por su madre